Atención terapéutica individual (Consultar):

Para llevar a cabo esta recuperación, proponemos un trabajo basado en técnicas de recuperación de la autoestima, refuerzo de las habilidades cognitivas y de expresión emocional, entrenamiento en resolución de problemas, estrategias de afrontamiento, reevaluación cognitiva, habilidades sociales y de comunicación, identificación y detección de los motivos de conflicto y pensamientos negativistas, reestructuración de los hábitos cotidianos...

Para ello y en primer lugar, nuestro programa consiste en la realización de una serie de entrevistas individuales en donde se evalúa el alcance y seriedad del problema, acompañadas de una primeras intervenciones terapéuticas personales para, una vez alcanzado un nivel mínimo de mejora y recuperación, la persona pueda ser incluida en un programa de terapia grupal.

Atención terapéutica grupal (Consultar):

En esta fase de la terapia el objetivo es que la persona adquiera, con la experiencia de otras personas y con el trabajo psicológico profesional, todas aquellas habilidades perdidas y recupere la autoestima. Al compartir su experiencia con estas personas, podrá sentirse de nuevo estimada y reconocida como persona de tal forma que, esta confianza en sí misma, le permita evitar nuevas situaciones de violencia y maltrato.

Investigación sobre la violencia (Consultar):

A pesar del enorme esfuerzo que se está realizando en todos los ámbitos relacionados con la violencia, no tenemos suficiente evidencia que nos permita poder intervenir en la prevención y tratamiento del agresor y de la víctima antes de que se produzca el episodio violento. Las intervenciones en crisis, o a posteriori son imprescindibles, pero lo es más todavía poder encontrar unas pautas de detección de riesgo, a modo de indicadores de probabilidad que nos permitan evitar estas situaciones tan trágicas.